La política de cielos abiertos, impulsada por el Gobierno y la Autoridad de Aviación Civil ha dado frutos beneficiosos para el país, uno de ellos fue la entrega del permiso de operación que se hizo el año anterior a VOLARIS para que pudiese brindar servicios públicos de Transporte Aéreo Internacional de pasajeros, carga y correos en El Salvador.